15 de febrero de 2008

USO DEL FRANELÓGRAFO PARA ALUMNOS DIVERSOS

El franelógrafo es un tablero forrado de fieltro, algodón u otro tejido que permite la adherencia de figuras u objetos poco pesados a los que también se les ha colocado fieltro, velcro o lija en la parte trasera. Son económicos, fáciles de llevar y guardar. El tamaño ideal de un tablero para utilizarlo en el salón de clases es de una pizarra. Si le colocamos ganchos se puede colgar en la pared o en la pizarra.
Los franelógrafos más pequeños (por ejemplo 0,90 x 1,20 m) se suelen utilizar con un caballete o sobre la mesa. Siempre debe tener una pequeña inclinación para que las figuras no se caigan. El color debe ser agradable, ofreciendo un adecuado contraste con los objetos que vayan a fijarse, no obstante se pueden combinar los fondos. También en la parte exterior se pueden dibujar escenas y pintar con yeso haciendo paisajes de ríos, selvas, etc.
Es un material que necesita ser cuidado y bien almacenado para dure mucho tiempo.
Con el franelógrafo se obtiene unos resultados sorprendentes,los niños se mantienen interesados y atentos, y recuerdan con más facilidad los temas trabajados ello porque las figuras que se pegan en el franelógrafo les llaman mucho la atención.
El franelógrafo permite al profesor y al alumno ir presentando elementos, situándolos de forma que estructuren un mensaje o representen ciertas relaciones.
Los elementos pueden ponerse y quitarse rápidamente con una ligera presión. Las cosas que se presentan en el franelógrafo se preparan de antemano. Es posible hacer varios fondos que se quitan y se ponen.
El material elaborado para el franelógrafo puede usarse repetidas veces en forma distintas. Pueden intercambiarse rápidamente elementos de posición sin tener que recurrir al borrado y a la reescritura como ocurre con las pizarras. Luego de utilizadas las figuras se recomienda almacenarlas en un lugar donde no se doblen o arruguen y se debe clasificarlas para facilitar su uso. Esta imágen puede estar sometida a derechos de autor
Existen varias formas de hacer las figuras. Pueden obtenerse de los materiales de educación infantil o buscar figuras por Internet, imprimirlas, recortarlas y plastificarlas. En todo caso, se les debe pegar un trozo de velcro o lija para que se adhieran. Normalmente se hacen de papel o cartulina ligera y se les pega fieltro o pedazos de lija por detrás. Existen formas llamativas de usar las figuras como: Figura en tercera dimensión, tipo rompecabezas o figuras articuladas.
Es un recurso muy útil porque permite que los procesos se desarrollen paso a paso ayudados de la palabra. También propicia la participación de los alumnos.
Pese a que está diseñado para la mayoría de los temas, yo lo he utilizado para:
- Para estructurar el lenguaje del alumno, se puede disponer de tarjetas con palabras que tanto el profesor como el alumno pueden combinar en franelógrafo para formar frases.
- Realizar rompecabezas de diversa complejidad.
- Trabajar el esquema corporal, se pueden utilizar figuras que se vayan articulando.
- Asociaciones de cantidad número, con objetos diversos o animales.
- Se puede trabajar las emociones con caras que podemos cambiar de expresión.
- Es una base ideal para proponer cuentos donde los chicos vayan agregando los personajes.
Si queréis ver se elabora uno puedes visitar el siguiente enlace.
Hacer un franelografo